Seleccionar página

Te confundo entre palabras: Vida

Dedicado a todos aquellos que se les escapa la vida. A veces.

 

.

Era rivera entre mis manos

y como un etéreo manantial

se escapaba -La Vida- a ratos.

 ¡Ganas repletas de mil canas!

Adiós, le quise decir, adiós

sin más Dios que este rudo erial

que resguarda y guarda nuestro rincón.

 

Me advirtieron los hechiceros:

el amor, es un cruel viaje sin brial.

Son cenizas de anhelo, mi viajero.

  

Podría dibujar deseo y pasión,

pero se derrite en mi glacial.

Pudría mi gloria, una abrasión.

  

El tiempo desató delirios

y olvidé renacer y brillar,

Brisa que sana mis lirios,

y seca mis ansias de amar.

 

He estado en el Estado del odio,

Ruin nación indomable e imperial

Con aves clamando libertad.

 

Lindo vuelo que abate muros

Con sordos gritos de ala atada.

¡Canas repletas de camas y humo!

 

El ser terrenal sin embargo,

Ante este mundo, en pie resiste.

Postrado el vivo latido

aún abriga gran vitalidad.

 

Y es que eres Vida, único amor.

Hoy te prometo que:

En todo acto serán aptos tus suspiros,

Excitación y hesitación, por abrigo.

Serás aroma fragante y luz flagrante.

Mi diálogo abierto entre sesos y sexos.

Expiración por espiración contigo.

 

Epifanía de caricias, mi baluarte

Deambulas erizando cuerpo y rizos.

¡Humo repleto de sueños de Morfeo!

Y, es que, ella es:

Efímera e inefable

Serendipia e iridiscencia

Arco iris breve e inexplicable

Es etérea y luminiscencia.

 

Luz sutil con tacto a cielo.

Eres tú: Vida.

Vuelve a cautivarme con tu vuelo.

 

 

 

 

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse