Seleccionar página

Te confundo entre palabras: Vida

Dedicado a todos aquellos que se les escapa la vida. A veces.

 

Era rivera entre mis manos

y como etéreo manantial

se me escapaba.

-La Vida-

Adiós le quise decir

sin más Dios que mis heridas

protegiendo mi espalda…

Ya me lo advirtieron:

el amor es un camino empedrado a Roma

con ganas repletas de canas,

 de color a espera

y brillo con sombras.

Podría haberlas pintado (las ganas),

pero se deslizaron entre mis dedos

y mi memoria se pudría al recordarlo.

-Se me fue la vida…-

Con el tiempo me convertí en locura

y el viento sopló y me ayudó a renacer,

porque su brisa todo lo cura,

menos mis ansias de volverte a ver.

 He estado en el Estado del odio,

nación infranqueable

donde las aves en su lucha por la libertad

abaten murallas

al tiempo que gritan

que aten sus alas.

Como somos los humanos.

Aún abatidos nuestros latidos

aún salen a pelear

por ti Amor, por la vida,

por la rebeldía,

por la dignidad.

Abre en un abrazo

y despliega de un portazo

todos estos sentimientos enjaulados. Tu vida, mi único amor:

En todo acto serán aptos tus suspiros,

tu excitación y hesitación estarán permitidos.

Es tu aroma fragante y tu luz tan flagrante

en las noches en las que compartimos

diálogos entre sesos y sexos,

que mi expiración parece mi última espiración.

Epifanía de caricias

en nuestro cortejo en el que cotejo

que erizas mis rizos.

Deambulo por tu cuerpo,

como sonámbula camino

por Morfeo y sus delirios.

Eres efímera e inefable

Eres serendipia e iridiscencia

Arco iris breve e inexplicable

Eres etérea y luminiscencia

Luz sutil con tacto a cielo.

Eres inmarcesible

Margarita que ni el tiempo marchita.

Eres tú: Vida.

Vuelve a cautivarme con tu vuelo.

 

 

 

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse