Seleccionar página

Sonríe y Baila

 

 

Dedicado a Lorena, eterna bailarina en el firmamento.

Un carrusel de sonrisas navegan descalzas en tu espalda.

Las flores tienen envidia de tus ojos color esmeralda.

Hay huellas en cada corazón que tocabas,

pasos de bailarina por dónde pasabas.

El cielo se ha vestido de gala para dar bienvenida

a la más bella y joven luz de la mañana.

Una cortina de recuerdos envuelve nuestras almas,

porque aún está presente tu luz eterna y mirada clara.

A quien diste consejo en momentos de lágrimas,

hoy te extraña.

A quien abrazaste fuerte para calmar sus aguas,

hoy te llama.

Todo aquel que tocó tu luz y sano sus alas,

hoy te aplaude y pronuncia tu nombre

como un cántico febril

que nunca se apaga.

Siempre.

Siempre vestía con trajes de luz sus pupilas color Alhambra.

Las luces se funden,

el ritmo se para,

el telón se cierra,

el silencio habla.

Has dejado rotas y descosidas nuestras alas.

La música no suena,

la sed no se calma,

el viento no cesa,

la lluvia no seca,

el fuego no abrasa.

Y la vida sigue bajo un huracán de ecos de ausencia

y un desfile sin estrella.

Pequeña ave fénix muestra tu fuerza,

enseña al mundo el espectáculo más bello.

Muestra como baila tu sonrisa

y cómo se mece tu pelo,

como recita versos tu silueta
y como emana alegría incluso de tus miedos.

Vuela libre y bailanos desde el firmamento.

Enséñanos cómo se vive siendo auténtica,
feliz y luz eterna en este universo.

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse