Seleccionar página

¿Sigues ahí?

 

 Hazme una señal Amor, ¿sigues ahí?

 

 Cerrar todas las puertas cuando estás a tiempo,

pensar en las respuestas y olvidarlas en un momento.

En cada pisada, pegarle una patada,

reírme del tropiezo, negarlo en un bostezo.

Lanzar por esa tapa palabras con descuido,

hilar de nuevo todo y no encontrarle sentido.

Tener cerca su espino y no atreverme a tocar

La herida puede ser grave, me puede incluso matar.

Por eso alardeo de mi falta de querer,

reafirmo que no es un deseo,

sino un castigo muy cruel.

Y por más que lo grito, nadie sabe qué decir,

no me dan respuesta alguna, prefieren no oír.

 

Y es cuando me pregunto: amor ¿sigues ahí?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse