Seleccionar página

Rencor Astillado 

Dedicado a los que se alimentan del rencor y crean muros de infelicidad. 

Olvídate de la empatía y siembra el descaro.

Convierte en cristal cada recuerdo enjaulado.

Fiera.

Leona sin cadenas,

enseñas a tus hijos a cazar presas

sin mostrarles el arte de amar.

Reina de un palacio espinado,

con corazón de cenizas

y sueños embrujados.

Olvidaste la mueca de unos labios sonrientes y no endiablados.

Un lago lleno de lágrimas vertido por tus presos atrapados,

atrapados entre las rejas de la malicia cobarde de tus brazos.

El exceso de venganza te ha matado.

Te has convertido en el enemigo incansable que por furia lleva tu nombre

y por locura las sombras de tus arañazos.

Hasta el viento más huracanado se comporta mejor que tus insultos enfrascados.

No hay compasión en tus ojos porque tu corazón suda hielo envenenado.

Como Goliat entraste en sus puertas destrozando todo a tu paso,

quemando sentimiento golpeando  la vida que te dieron sus manos.

Enterrarás con ella tu arrogancia el día que se borren sus huellas del mapa.

Evita sentarte a orillas del Karmasus represalias asfixiarán tus ansias de venganza.

Y yo, como Caronte en su barca, me chivaré a la historia

de tus miedos, orgullo y falsas palabras.

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse