Seleccionar página

Prisionera

de tus tragos

 Dedicado a aquellos/as cuyo pasado les atormenta.

 

Amor: Sueño con entrar descalzo 

al país oculto en tus senos.

Naufragar por tus deseos. 

Miedo: Una cortina de orugas, 

golpea mis puertas rudas

y esclava de mis lamentos, 

lloro y pregunto ciega

por qué me tiendo la soga 

y me quedo sin aliento.

 

Vierte pétalos de hierro 

en la risa de este invierno

y recoge mis pedazos.

 

Siempre con temor y duda, 

Siembra en mis noches mudas

elogios en mi regazo.

 

Amor: Camino tras el destino 

de ser Sirena a tu tacto,

sin ser mi afán perdido.

Estás de pie, pero herido.

 

Verás como pronto llamas

a mis duras puertas costeras 

como llama tormentosa, 

mi Perla de alma hermosa.

 

Golpea mis prisas calurosas 

y hagamos de tu  boca

un juego salvaje eterno

en horas cuerdas y locas.

 

Siendo tú la que no espera,

eres tú, tu prisionera.

Cautiva del desenfreno,

tus lujurias y penurias, 

atan tus propias cadenas

con el ansia de anunciar:

“que tus lunas de piel marfil

huyeron en las noches frías

de tu infancia traicionera”.

 

 

 

 

 

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse