Seleccionar página

Prisionera

de tus tragos

 Dedicado a aquellos/as cuyo pasado les atormenta.

 

Amor: Sueño con entrar descalzo al país que ocultas en tus senos.

Pienso en naufragar por todos tus deseos. 

Miedo: Una cortina de orugas heladas, golpea mis puertas calmadas

y esclava de mis lamentos, lloro y pregunto por qué costará tanto atrapar tu viento.

Vierte en mis pétalos de hierro la risa acaramelada del invierno

y recoge los pedazos que dejaste, que rompiste, que mataste.

Siempre con temor a ser el arcángel sin voz

en las noches de tu infancia abrasante.

Amor: Camino con el destino de enredarme tras tu tacto de sirena,

persigo el afán perdido de ser yo quien navegue

en tus mares de duras puertas costeras.

Una llama tormentosa, nace en tu alma hermosa,

golpeando todas mis prisas calurosas 

de hacer de tu boca un juego salvaje en mis horas locas.

Siendo tú la que no espera,

eres tú, tu prisionera.

Prisionera de lujurias

que atraviesan penurias, que ata sus propias cadenas

con el ansia de decir:

“que tus lunas de marfil se fueron en las noches de tu infancia lujuriosa y traicionera”.

 

 

 

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse