Seleccionar página

Por la Igualdad 

Dedicado a todas las mujeres.

Mujer: Olvidan que hubo un tiempo que quemaron nuestra esencia, nos sellaron los labios y enjaularon nuestras ideas. Olvidan que de ese turbio pasado, quedan hoy heridas abiertas.

Igualdad: Estoy contigo en la lucha y abandero tus sueños, pero no todo es prosa ni todo es verso. He cometido fallos que aún hoy sigo perdiendo. Olvidas que los hombres iban a la guerra y en la tempestad gritaban “niños y mujeres, primero” y los hombres últimos en el abismo del miedo.

Cordura: ¡Quítate esa losa ilógica de tu semblante! ¡Igualdad! tienes que aceptar las desigualdades propias que en ellos nacen. La fuerza física y su anatomía no son iguales por eso en esas circunstancias luchas por a quien más falta le haces.

Igualdad: Tienes razón cordura, a veces me supera el miedo de dejar en mi lucha por imponerme un camino lleno de desarreglos. estoy llena de agujeros, me pesan mis manos, incluso mi aliento. Me confunden con el hembrismo, falsa igualdad vestida de negro, ponen en mí palabras que no quiero, desatan radicalismos… ¡Eso Cordura es lo que no quiero!

Mujer:  ¡Y no lo consentiremos! por eso en este día, volvemos a recordarte la fuerza de tus pisadas, el sonido de tus llamas y el valor que derramas. Venimos a reconstruirte las alas, a recordarte que no estás sola en esta batalla y que por bandera te llevaremos a cualquier tierra lejana.

Desigualdad: Yo seré tu zancadilla en cada tropiezo. Lo confieso, he reinado durante años no en las sombras, sino en las calles. He hecho creer al hombre que las mujeres son débiles mentales, pero no juzguéis por igual a todos los que bajo mi gobierno vivieron. Las leyes sociales que impuse algunos las acataban por ser norma establecida: hombres fuera, mujeres en casa, no por intelecto, sino por cultura arraigada.

Mujer: Por eso hoy salimos a la calle para desatar los nudos de la cultura anquilosada, encontrar su origen y llevarle al núcleo de una sociedad sin trampas.

Cordura: Mujer arropa a la Igualdad sus lamentos, es “humano” sentir miedo, pero Igualdad debes alzar la voz en tu día en pro del más indefenso. ¡Ya has lamido tus heridas, ahora cabalga de nuevo!

Igualdad: De nuevo Cordura, estás en lo cierto. El mundo necesita mi sustento. ¿Qué sería de mi si me apagara ante mi enemigo eterno? ¿Qué hubiera sido del planeta si me hubiera rendido ante sus balas y cuchillos secos? Desnuda y con rosas por espadas en este duelo, tomaré impulso y alzaré el vuelo.

Mujer: Seguiremos luchando en tu nombre

Cordura: Seguiremos estando en tus desvelos

Desigualdad: seguiré provocándote miedos.

Igualdad: Y yo volveré a derrotarte, preparada con armas de paz en cualquier momento.

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse