Seleccionar página

El País

de las Maravillas

 

 

Dedicado a la infancia y a Disney.

Alicia descubre la magia al pasear por la maravillas del sueño,

la Bestia encuentra la flor más bella sin físico y con aliento,

Jazmín vuela en las nubes con el príncipe gitano más tierno,

Simba enseña a su hijo el valor de cada momento,

la Sirenita surca las olas y camina sin condición los obstáculos imposibles del océano.

¡Qué infancia tan dulce y cobarde! ¡Qué infancia tan maquillada de mentiras inventadas!

¿Qué ganarán haciéndonos creer que Dumbo vendrá volando para llevarse tu adiós?

¿Por qué quieren hacernos creer que dormiré profundamente y tu beso será mi despertador? ¿Por qué quieren que pensemos que las brujas morirán al causarnos dolor?

Nos atormenta la ilusión escabrosa y nada piadosa al imaginar

que nuestras manos dejarán un día de trabajar

para que con zapatos de cristal volemos al infinito y más allá.

En nuestro caso, por medio de estupefacientes que  lo hagan en la mente realidad.

Todo es un montaje, nada más.

No sabemos si nos engañan o nos dejamos engañar.

Son películas que nos hechizan en la infancia

y su poder se propaga con la edad,

dejándonos cero oportunidades para un desastroso final.

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse