Seleccionar página

Ella es caos

A aquellos/as que son caos y no lo saben.

 

Ella es caos
Equilibrio arrollado
Presa de pensamientos
Huracán descarado
Festival de miedos
Miel en los labios
Animal enjaulado

Destruye todo lo que roza
Arrasa aquello que mira
Envenena inocentes siluetas
Silencia a quien dice que la olvida
Aplasta el alma del que galopa sin herraduras por su cuerpo.
Abrasa, quema, arde, explota.

Sueña a libertad y llevas sus alas cargadas de trampas.

Ella es caos y no lo sabe.
Juega sin conocer las reglas y no pasa nada.
Esquiva, calla, fustiga y manda.

Y no lo sabe. No sabe cómo desordena mi mundo con sus miradas, como desarropa tempestades que creía olvidadas.
Desploma mis ilusiones y despluma mis alas. Valiente y temeraria. Miente al mundo con su rostro de porcelana, pero tiene el caos en sus venas y en su mirada.

Ella es mi caos y no lo sabe.
Y en mis noches de silencios, atrapa pesadillas. Cazadora furtiva de tempestades. Presa eterna de su red cobarde.
Y nada sola por el oleaje. Creyendo dominar los mares.

Ella es caos y quizá lo sabe.

Por eso, a veces se desprende de secretos inconfesables, deja hablar a sus deseos y se agarra a ellos fuertemente por temor a soltarse.

Y al final del cuento, termina soltándose.
Porque recuerden, esto no es un cuento de Disney.

Es Disney sin si cuento ahogante.

 

 

 

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse