Seleccionar página

Te compartiría, pero no con cualquiera

Oda al poliamor.

Te compartiría, pero no con cualquiera.

Descubrí que el amor es libre 
no tiene mojadas sus alas
Es blanca espuma de sed y hambre
que rompe en riberas y playas.

El amor no es media naranja,
ni encadena en su vida estambre
luces de luciérnaga alada.

El amor tarde se descubre
Se esconde tras una alambrada
Laberinto de incertidumbre
Mendigo fiel de mi Alhambra.

Al desatar su nudo gaza
Veréis su mundo célebre.
El amor envuelto en linaza
Esconde y calla su mensaje
¿Lo ves? Es puro, transparente y sano.
Caímos en una gran zanja
Llena de ego fúnebre.
El amor fósil fue costumbre.
Diálogo:
– Amor:
¡Ay! Si algún día me dijeran
que por amarte a ti, vida mía
no he de amar a nadie más
en este planeta en sequía,
ardería en mi propia hoguera.

Si una dama apareciera,
Vistiendo por amor, lujuria
E irse quisiera de mi vera,
Mi vida, no me marcharía
salvo que me lo pidieras.

Y, sí, amor mío,
Te compartiría, pero no con cualquiera.
Solo con alguien que te amara,
y defienda tu albedrío.

 

El amor es un enjambre
Nido de universo en llamas
Que suplica desde su vientre:
¡Retiren estas muertas ramas!

Yo, cobarde ante el ilustre
me postré y confesé herida:
es la tinta de mis poemas:
única libre en este mi Edén.

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse