Seleccionar página

Atmósfera

 

Dedicado a aquellos que no viven en una burbuja de cristal y los que sí. 

Inocencia: Das permiso al planeta para hacerte daño, no eres dueño de la
tierra por lo que evitas expresar llanto. Confiesas tus secretos sin esperar nada
a cambio y cambio recibes reproches del que te dio en su día tanto.

Planeta: Inocente fantasma niña de la soledad haber cuando aprendes a volar
sin confesar, sin confesar que tienes miedo de no volverte a levantar, de no ser
fuerte en la caída, de ver océano si mar. Inocente fantasma niña de la soledad,
no has sido feliz en mi manto y te lo van a recordar. Cada día será uno nuevo,
eso dices al soñar, al abrir los ojos contemplas tu vida y la comparas con los
demás.

Inocencia: No es tan mala- afirma mi subconsciente cobijándose en la
conformidad-

Planeta: El resto mientras te grita que su burbuja jamás fue de cristal.

Inocencia: Disculpe dueño de la alegría, la mía tiene arañazos, símbolos de
debilidad. Golpes, insultos y harapos, brechas que por Eirene juraré cerrar. La
vida no regala lazos, regala telas con las que crear, pero olvido hacerlas con un
tejido especial.

PlanetaEn el rincón de esta almohada quiero encontrarte con voz y que grites
a los cuatro vientos que las frases de cualquiera no te dejarán sin sol. Vuelve
estrella a ser brillante, vuelve canto de tambor, vuelve a decirme desde marte
que allí el infierno es amor y…

Inocencia: Y así quizá los que viven en la tierra aprendiesen que en
el infierno, aquí abajo donde vivo yo, el fuego mata y abrasa sin compasión.

Planeta: Entendiste la moraleja. Ahora ponla en acción.

Subscríbete a DoceLetrasSubscribirse